Menú Cerrar

Diccionario de expresiones paisas

Foto de Eddy Milfort. Bajo licencia «Creative Commons».

El Diccionario de expresiones paisas del proyecto Medellín de cerca recopila términos actuales y vigentes, pero también incluye arcaísmos (es decir, palabras y frases que hace mucho tiempo no se usan o resultan anticuadas); expresiones en desuso (aquellas que todavía utilizan las personas, aunque rara vez); y vulgarismos (palabras soeces o groserías). Los términos que aparecen en este compendio son aquellos que no se encuentran en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española o que, si están allí, aparecen con significados distintos a los que les adjudica la gente paisa.

Si el lector es paisa, este diccionario le servirá para reconocer o recordar el significado de alguna palabra propia de su dialecto y quizás esto le arrebatará alguna sonrisa, alguna risa o carcajada. Si el lector pertenece a otras regiones de Colombia o del mundo y no está familiarizado con la cultura paisa, entonces este glosario le ayudará a comprender los significados de las palabras y los modismos que utiliza (o ha utilizado) la gente paisa.


Haga clic sobre una letra para ir directamente a la sección. También puede optar por leer el diccionario completo, de la a a la zeta.

A B C D E F G H I J L M N Ñ O P Q R S T V Y Z


A

Abonado, da: adinerado, da.

Abonar: dar dinero.

Achantar, achantarse: llenarse de vergüenza, sobre todo de manera súbita y en público. Desanimarse, deprimirse.

Achapado, da: tacaño, ña.

Achicopalarse: sentir miedo, desánimo o desgano.

Achicopalado, da: adjetivo que se usa para expresar que se tiene un estado de ánimo en el que se siente miedo, desánimo o desgano.

Achilado, da: sin dinero o sin bienes.

Achilar: quitar el dinero o los bienes a alguien, en especial cuando se hace poco a poco o de manera sistemática.

Acuerpado, da: persona o animal fornido.

Aguadulce: aguapanela. Bebida que se elabora haciendo desleír la panela en un recipiente con agua.

Aguasal: sopa compuesta de agua, sal y huevo y a la que se le pueden agregar, opcionalmente, algunos vegetales como cebolla y tomate. Se utiliza tradicionalmente para la recuperación de los enfermos.

Agüevado, da: persona tonta.

Aliñado: persona engreída o con muchas manías de sofisticación, distinción y buen gusto, tanto en su comportamiento y su trato como en su apariencia.

Amacizar, amacizarse: tomar o abrazar a una persona muy de cerca, especialmente mientras se baila.

Amarrado, da: persona tacaña, avara.

Amplio, a: persona generosa, dadivosa.

Angurrioso, sa: persona acaparadora, codiciosa.

Apelotardado, da: persona tonta.

Arepa: preparación comestible hecha con masa de maíz, de consumo cotidiano en la costumbre antioqueña. Se utiliza también de forma figurativa para denotar que algo es muy bueno o delicioso o como sinónimo de suerte. En ciertos casos significa vagina.

Arepazo: golpe de suerte.

Arepera: lesbiana.

Arrancado, da: pobre.

Arrecho, cha: persona con la libido muy alta.

Arrozudo, da (también “rozudo, da”): estado en el que la piel se eriza por efecto del frío, del tacto o de alguna emoción.

Arrunchar, arruncharse: acostarse y compartir abrazos y caricias de forma cariñosa.

Asado, da: enojado, desafiante, agresivo.

Atrapacunas: persona a la que le gusta entablar relaciones sentimentales con otras de edades muy menores a la suya.

Atrapapulgas: calzón muy grande, que cubre mucho los genitales, el trasero y la pelvis.

Aventar: acusar o señalar a alguien, especialmente por haber cometido una acción inadecuada o desaprobada, es decir, cuando realmente es culpable.

Avión, na: persona astuta.

Avispado, da: persona astuta y hábil.

Azarar: asistir a un lugar para modificar el ambiente, el estado de ánimo o la mentalidad de las personas presentes.

Azararse: asustarse.

B

Baboso: hombre desubicado, que habla más de la cuenta o con ínfulas de ser muy interesante.

Bacán, na: persona muy agradable.

Bacaneado, da: que vive muy cómodamente, bien sea por la abundancia de bienes y posesiones o por la falta de preocupaciones.

Bacano: cosa, objeto o animal bonito, agradable o con gracia. También es sinónimo de bacán.

Banquear: quitarle el asiento a alguien, especialmente durante un descuido. También se usa con la connotación de remplazar a alguien en su oficio o trabajo, por ejemplo, cuando un deportista suplente de un equipo le quita la titularidad a otro.

Barra: grupo de amigos. Hacer barra: animar, especialmente a un concursante, deportista o a un equipo durante una competencia.

Batanear: molestar, de manera juguetona y jocosa, especialmente entre amigos.

Beato, ta: persona amargada, con el conservadurismo propio de alguien anticuado. Poco divertido.

Bizcocho: persona muy atractiva y bella. Se usa en género masculino para aludir tanto a mujeres como a hombres: “Esa mujer es un bizcocho”.

Bogar: beber un líquido muy rápidamente.

Bolas: testículos.

Bolas (parar): “parar bolas” significa prestar atención. “Páreme bolas, que le estoy hablando”.

Boleta: persona, cosa o situación vergonzosa, desagradable o desadaptada a las costumbres o a la moda.

Bololoi: problema.

Bonche: problema, altercado, riña.

Boquinche: forma despectiva de referirse a una persona con labio leporino o paladar hendido.

Boquineto, ta: forma despectiva de referirse a una persona con labio leporino o paladar hendido.

Bordodeolla: calzón muy grande, que cubre mucho los genitales, el trasero y la pelvis.

Botar corriente: perder el tiempo y gastar la energía en conversaciones o actividades triviales o improductivas.

Brincón, na: persona inquieta y sin juicio que anda por muchos lugares. Se usa más en género femenino y de forma despectiva, con la connotación de señalar y descalificar a una mujer por compartir relaciones sentimentales o sexuales con varios hombres, con cierta inestabilidad e intermitencia.

Bultoesal: persona que trae mala suerte.

Burundanga: escopolamina. Sustancia psicoactiva de fabricación artesanal que utiliza la delincuencia común para debilitar la voluntad de sus víctimas antes de robarles sus pertenencias o abusar de ellas.

C

Cabeciduro, ra: persona terca y renuente al cambio. Testarudo.

Cacalán: forma despectiva y burlesca de referirse a un hombre homosexual.

Cachaco: traje formal y elegante, compuesto de pantalón y saco y que los hombres usan habitualmente con corbata.

Cachar: conversar.

Cachón, na: persona muy dadivosa, especialmente mediante invitaciones y regalos.

Cacorro: forma despectiva de referirse a un hombre homosexual.

Caer: llegar, frecuentar, asistir. “Sí voy a la fiesta, pero caigo más tarde”.

Caerle (a): buscar a alguien con intensiones amorosas. Cortejar.

Cajeteado o cajeto: objeto desgastado.

Calidoso: fórmula de tratamiento verbal con la que un hombre se refiere o se dirige a otro, por lo general más joven que él, para transmitirle que es agradable o virtuoso. También se usa para referirse a personas talentosas en su oficio. Por lo general, esta expresión denota aprecio por la persona a la que se califica.

Calocho, cha: adverbio que se usa para expresar que una persona o un animal está caliente, en el sentido de encontrarse excitado sexualmente.

Calvazo: coscorrón. Golpe seco que se da en la cabeza, bien sea con la palma de la mano abierta o con los nudillos.

Camellar: trabajar.

Cantaleta: regaño.

Cantarilla: rifa o sorteo, más bien informal, que se hace insertando papeletas en una bolsa o recipiente para luego sacar una al azar.

Cañar: decir mentiras o fanfarronear.

Cañas (parar las): “parar las cañas” significa aceptar o hacer caso a un consejo o a una propuesta. “Páreme las cañas”. “Si usted me para las cañas, le va a ir bien”.

Cañero: mentiroso, fanfarrón.

Caranga resucitada: persona que antes fue pobre y ahora se exagera en actitudes y comportamientos complicados y poco naturales para demostrar su solvencia o riqueza.

Carranchil: enfermedad de la piel que causa ampollas y picazón. Sarna.

Carreta: discurso excesivo, inútil o innecesario.

Carrizo: posición corporal en la que una persona se sienta y cruza una pierna por encima de la otra.

Carroloco: persona con mucho ímpetu y poco criterio, que procede de manera impulsiva y sin prever las consecuencias de sus actos. Se usa sobre todo para referirse a hombres y es extraño que se use para aludir a una mujer. Sin embargo, si se llegara a usar hacia el género femenino, igual la palabra se usaría en modo masculino (carroloco, nunca “carroloca”).

Caspa: conversación, cosa o persona intrascendente o molestosa.

Casposo, sa: persona intrascendente o molestosa.

Catano, na: persona de edad avanzada.

Catorce: favor.

Cazasolas: persona que no comparte sus alimentos o sus bienes. También suele usarse en los deportes de conjunto para referirse a alguien que acapara y no comparte con sus compañeros las jugadas y las oportunidades de anotar.

Cháchara: conversación trivial.

Chacota: momento de esparcimiento y algarabía. Indisciplina.

Chamba: cortada en la piel. Cicatriz producida por una cortada.

Chambón, na: cosa o producto de mala calidad, de mal gusto y poco refinado. También se usa para referirse a la persona o al trabajador que elaboró la cosa chambona.

Chambonada: cosa o producto de mala calidad, de mal gusto y poco refinado.

Chambonería: mal gusto, falta de calidad y refinamiento para ejecutar trabajos.

Chanda: perro mestizo o callejero. Persona detestable por cualquier motivo, pero en especial, por su estilo y carácter despótico, irrespetuoso o abusivo.

Chandoso, sa: perro mestizo o callejero.

Chapa: sobrenombre, apodo.

Charro, rra: chistoso, sa.

Chepa: buena suerte.

Chepero: suertudo.

Chicanear: alardear.

Chicanero, ra: fanfarrón, na.

Chichipato, ta: tacaño o pobre.

Chichón: protuberancia de la piel causada por un golpe o por la picadura o mordedura de algún animal.

Chimba: sustantivo vulgar que significa “vagina”. Por asociación, se usa también como adjetivo vulgar para calificar un objeto, sujeto, lugar o momento como genial o muy placentero. “Compré unas chimbas de zapatos”. “Pasamos una chimba en el paseo”.

Chimbo: forma vulgar de referirse al pene.

Chingletear: salpicar.

Chino, na: niño, niña.

Chirrete: varón con facha o lenguaje callejero, de maleante, en especial cuando su aspecto sugiere que pertenece a una clase social baja.

Chiva: camión típico, ornamentado con figuras de colores, usado sobre todo en los territorios rurales para el transporte de pasajeros y de carga.

Chiveado, da: objeto que imita a otro de marca comercial, sin ser original. También se usa para expresar que alguien asume un rol sin tener suficientes facultades, al punto que resulta ridículo. Por ejemplo: “Aquel es un cantante chiveado”.

Chiveto, ta: objeto que imita a otro de marca comercial, sin ser original.

Chocha: forma vulgar de referirse a la vagina.

Chochal: lugar sucio, descuidado y desordenado, por lo general de muy bajo precio. Se usa sobre todo para referirse a un hotel o sitio de hospedaje.

Chocolatear (los ojos): lagrimear, llenarse de lágrimas los ojos.

Chorro: licor.

Chucha: persona detestable. Mal olor en las axilas. También se le llama “chucha” a una rata grande o a una zarigüeya.

Chuchería: golosina.

Chucho: diablo.

Chuchumeco, ca: persona vieja, con poca fuerza y con sus facultades mentales disminuidas.

Chumbimba: objeto con capacidad de herir a una persona, como una bala o un arma blanca. “Le dieron chumbimba” quiere decir que le dieron bala o lo hirieron con un arma blanca. “Eso que está sonando es chumbimba” significa que están sonando disparos de balas.

Chunchurria: preparación comestible del intestino delgado del ganado vacuno, generalmente asado a la plancha. Persona detestable.

Cocinero: hombre chismoso.

Codo: persona avara, tacaña. Se usa en forma masculina para aludir tanto a mujeres como a hombres. “Mi tía como es de codo”.

Conchudo, da: persona insensata que saca provecho de los demás de forma abusiva, que no cumple con sus obligaciones.

Considerado, da: persona comprensiva.

Considerar: comprender las dificultades o limitaciones de los demás.

Conveniente: persona que tiene por costumbre sacar provecho de las demás personas o de las situaciones.

Copetón, na: persona que está levemente bajo los efectos de una bebida alcohólica.

Corroncho, cha: forma despectiva de referirse a una persona originaria de la región Caribe colombiana, para denotar que tiene mal gusto o poco refinamiento.

Cosiaca: personaje histórico que vivió en Medellín en los siglos XIX y XX. Cuenta la historia que fue un vagabundo muy ocurrente y por eso se le recuerda. Por extensión, se le llama “cosiaca” a una persona que sea muy hábil para resultar con comentarios creativos y chistosos y tratar de convencer a los demás.

Cosiampirar: verbo comodín e indeterminado que utilizan las personas cuando no recuerdan el verbo que deben emplear o cuando quieren resolver una frase u oración rápidamente y con cierto desparpajo.

Cosiámpiro: sustantivo comodín e indeterminado que utilizan las personas cuando no recuerdan el verbo que deben emplear o cuando quieren resolver una frase u oración rápidamente y con cierto desparpajo.

Cotizar (con): estar empezando algún tipo de interacción sentimental o amorosa con alguien.

Cotizón, na: persona atractiva que con frecuencia les gusta a otras, con intereses románticos o sexuales.

Cuarto: favor.

Cuca: adjetivo coloquial para indicar que algo es muy bueno, bonito o placentero. También se usa como sinónimo de vagina. Originalmente, una cuca es un tipo de galleta muy tradicional, de harina endulzada con panela.

Cucho, cha: palabra con la que se nombra cariñosamente al padre o a la madre. También se puede usar para referirse en general a cualquier persona de edad avanzada.

Cucos: calzones, bragas.

Cuentero: persona que habla mucho y resulta con muchas historias o sucesos, especialmente cuando lo hace con el fin de impresionar a los demás o convencerlos de algo.

Culicagado, da: niño, niña o joven.

Culichupado, da: persona con poca carne o musculatura en sus nalgas.

Culimocho, cha: objeto deforme o mal proporcionado, al que parece que le faltara un miembro o componente.

Cusumbosolo, la: persona solitaria, que suele evitar la cooperación de otros en sus actividades.

Cutu, cutupeto: miedo, susto.

Cuzca: colilla sobrante de un cigarrillo ya fumado.

D

Dediparado, da: persona con mucho garbo o distinción socioeconómica.

Descachado, da: persona que hace chistes que no logran hacer reír a los demás.

Descachalandrado, da: persona mal arreglada, mal vestida, sin elegancia.

Descache: comentario que intenta ser chiste, pero que no produce risa.

Desconchinflado, da: decepcionado.

Desconchinflar: decepcionar. “Yo antes le creía a tal político, pero me desconchinfló”. También puede significar que algo dejó de funcionar. “¿Qué le pasó a tu reloj? Yo no sé. Se desconchinfló”.

Desconchinfle: decepción.

Desconsiderado, da: que no se pone en el lugar del otro.

Desgualetado, da: persona descuidada en su vestimenta, en su postura o en su forma de caminar.

Destetar: figurativamente, se refiere al proceso de quitar, bien sea a un niño, un joven o un adulto, las comodidades del cuidado de los padres para que empiece a valerse por sí mismo.

Desvirolado, da: persona desubicada, irresponsable, que no logra adaptarse a los roles que establece la sociedad. Confundido, perdido, desorientado.

Desvirolarse: perderse, confundirse.

Devuelta: saldo de dinero que regresa el vendedor al comprador cuando recibió de este una suma de dinero mayor al valor del bien transado.

Duro, ra: tacaño. También se usa para referirse a una persona poderosa o con muchas facultades o talento.

E

Elevado, da: distraído, da.

Embalar, embalarse: entrar en apuros.

Embale: apuro, problema difícil de resolver.

Embucharse: tener una sensación de llenura estomacal incómoda.

Encarretarse: cautivarse o entretenerse con algo o con alguien. También se usa para expresar que se ha iniciado algún amorío con alguien.

Encarrete: amorío informal o persona con la que se sostiene.

Encartar, encartarse: ocuparse con alguna cosa, persona o situación que incomoda y resta maniobrabilidad.

Encarte: cosa, persona o situación que incomoda y resta maniobrabilidad.

Encender, encenderse: golpear, enfrentarse a golpes o con el uso de armas.

Encima: adición que recibe un comprador de parte de un vendedor cuando transan algo. En las tiendas de legumbres ha sido común que a un cliente se le dé una “encima” cuando compra una buena cantidad de productos. “De encima me dieron un aguacate”.

Encopetado, da: persona, lugar o cosa muy refinada y de mucha prestancia social.

Engatusar: envolver a otro con distracciones, ideas o mentiras, con el fin de robarle u extraer algo de él.

Entamborarse: tener una sensación de llenura estomacal incómoda.

Espabilar (también “despabilar”): pestañear.

Estrén: conjunto de ropa nueva que se suele usar en fechas especiales, principalmente en Navidad y en Año Nuevo.

F

Fafaracho, cha o fafarachoso, sa: persona fanfarrona, jactanciosa.

Falda: loma o calle muy inclinada.

Faltón, na: persona que no cumple con sus promesas o compromisos o que traiciona a otra.

Fantoche: persona que se desmide en apariencias y alardea para hacerse ver rico o poderoso.

Fierro: palabra que se usó en las décadas de 1980 y 1990 en la jerga juvenil para referirse a un objeto o suceso bonito o impactante. También era sinónimo de arma de fuego. En ambos casos, esta palabra está prácticamente en desuso.

Filo: hambre.

Flai: interjección para expresar que no hay nada qué hacer respecto de algo. “¿Y entonces qué hago? ¡Flai!”

Floreado: hombre con ademanes femeninos.

Foquearse: dormirse.

Frentero, ra: persona que dice lo que piensa o siente de forma muy directa.

Fundillo: trasero, ano.

G

Gadejo: acrónimo de “ganas de joder”. “Hoy amanecí con gadejo”. Para la comunidad paisa, el verbo «joder» es sinónimo de molestar o fastidiar.

Gafear: en el juego del fútbol, acción de pasar el balón por el medio de las piernas de otro jugador. Es un verbo para lo que en otras regiones de habla hispana se conoce como “túnel” o “caño”.

Gallina: cobarde.

Gallinazo: hombre mujeriego.

Garetas: persona que, al estar de pie, su postura natural muestra una amplia separación entre sus piernas en la zona de las rodillas.

Gabela: ventaja, oportunidad, condición favorable.

Golear: robar. También se usa para indicar que se ha logrado algo, especialmente cuando se hace de una manera rápida, muy eficiente o con creces.

Grajo: olor desagradable del sudor de las axilas.

Grillo, lla: persona promiscua o que coquetea mucho.

Guachada: acción o palabra indecente o vulgar.

Guachafita: momento de desorden e indisciplina.

Guache: indecente.

Guarapazo: golpe.

Guarilaque: aguardiente de baja calidad.

Guaro: aguardiente.

Guasca: cosa o persona poco refinada. Suele usarse para aludir a la música ranchera y de carrilera, muy escuchada en las poblaciones rurales.

Guayabo: resaca.

Güeva: testículo. Persona tonta.

Güevonada: tontería, estupidez.

Guindar, guindarse: enfrentarse a golpes o mediante el uso de armas.

Gurre: persona fea.

Gurrero, ra: forma burlesca con la que se le denomina a alguien que se siente atraído por personas feas, bien sea de modo recurrente o en un momento dado.

H

Haragán: acaparador, glotón. También significa líder, virtuoso, talentoso, en un área u oficio específico. En estos casos, se emplea para expresar admiración. “Tal jugador de fútbol es un haragán”.

Hechizo: adjetivo para indicar que un objeto es de fabricación casera o rudimentaria. “Un revólver hechizo”.

Hogao: guiso de tomate con cebolla y aceite vegetal.

Home, ome: interjección que abrevia la palabra “hombre”.

Huelengue (también “güelengue”): persona que consume drogas psicoactivas.

Huelido, da (también “güelido, da”): persona que está bajo el efecto de sustancias estupefacientes.

I

Inmamable: insoportable (se usa para referirse a personas).

Intenso, sa: persona muy insistente.

Involucrar: embaucar, engañar.

J

Jartera: pereza, cansancio.

Jarto, ta: cansado, da.

Jopo: trasero, nalga.

Juete: látigo, azote. También se usa para referirse a un arma de fuego.

Jura (A la): tirar algo a la suerte (“tirarlo a la jura”).

Jurgo: montón, cantidad abundante de algo (“un jurgo de plata”).

L

Lamber: adular.

Lambón: adulador.

Langaruto, ta: persona muy delgada.

Lapo, lapo de agua: aguacero.

Largo: adinerado. Se suele utilizar con el verbo “estar”. “Aquel amigo está largo”, es decir, que en el momento tiene dinero.

Lelo, la: se dice de una persona cuando está muy concentrada mirando algo o cuando tiene la mirada perdida.

Lengüilargo, ga: chismoso.

Líchigo, ga: pobre, sin fondos, ilíquido.

Liendra: persona, por lo general joven, con facha o lenguaje callejero, de maleante, en especial cuando su aspecto sugiere que pertenece a una clase social baja.

Liga: dinero que se da a modo de propina o simplemente por voluntad, sin que corresponda a ningún pago o compromiso.

Llave, llavería: amigo.

Lucas: miles de pesos (diez lucas son diez mil pesos).

Luquear, luquearse: enriquecer, enriquecerse.

M

Machetero: adjetivo para designar un objeto mal elaborado, defectuoso, mal pulido o sin pulir.

Malaclase: persona malhumorada, en especial cuando este es un rasgo permanente o frecuente.

Mamado, da: cansado, da.

Mamarse: arrepentirse. También significa soportar o aguantar. “Dijo que iba a venir, pero se mamó a última hora”. “Me tocó mamarme una conferencia súper aburridora, como de tres horas”.

Mamita: abuelita.

Mamón: hombre grandulón. En especial se usa para denotar que su tamaño es muy grande o su edad muy avanzada para la actividad o el rol que esté ejerciendo. No se usa este vocablo para referirse a un hombre viejo.

Manga: hierba.

Mañé: de mal gusto, sin refinamiento.

Mecatear: ingerir alimentos ligeros y pasajeros. “¿Ya almorzaron? No, hemos mecateado toda la mañana”.

Mecatero, ra: persona que mantiene mucho apetito para comer golosinas o alimentos ligeros y pasajeros. Es lo contrario de una persona que procura mantener una disciplina en cuanto a la ingesta de comidas más completas y llenadoras, como el desayuno, el almuerzo y la cena.

Mecato: comida ligera y pasajera.

Melcochudo, da: objeto o alimento blando o pegajoso.

Melona: aunque se usa para referirse a cualquier tipo de comida, suele emplearse más como sinónimo de la cena.

Meloso, sa: cariñoso, sa.

Mita: abuelita.

Moco: persona fastidiosa, inoportuna, insistente, incisiva.

Mocoso, sa: niño, ña.

Moga: comida que se lleva en un recipiente, para comer en el trabajo o en un paseo.

Mole: adjetivo femenino que se usa para expresar que un hombre es muy fuerte. “Tal amigo es una mole”.

Montado: adinerado. Normalmente se usa junto al verbo “estar”. “Mi amigo está montado”.

Mucharejo, ja: muchacho, cha.

Muda: conjunto de ropa, completo o más o menos completo.

N

Novelerear: chismosear.

Novelero, ra: chismoso, sa.

Ñ

Ñaña: persona a quien se prefiere o se consiente mucho. Por ejemplo, se dice de las abuelas que sus nietos son sus ñañas.

Ñarria: varón con facha o lenguaje callejero, de maleante, en especial cuando su aspecto sugiere que pertenece a una clase social baja.

Ñervo: tejido duro de la carne, imposible de triturar con los dientes.

O

Ochas (hacer): hacer ochas es lo mismo que matar dos pájaros de un solo tiro. Lograr varias cosas buenas a la vez o en un solo intento.

Ordeñar: en el juego del fútbol, acción de pasar el balón por el medio de las piernas de otro jugador. Es un verbo para lo que en otras regiones de habla hispana se conoce como “hacer un túnel” o “tirar un caño”. También se usa la palabra “ordeñar” con el sentido figurado de exprimir o quitar a otra persona sus bienes o posesiones lentamente, de forma sistemática o prolongada.

P

Pachocho, cha: lento, ta. Posiblemente, este término surgió por la imitación de la forma como pronunciaría la palabra “despacioso” un niño que aún no domina bien el habla.

Paila: interjección que se utiliza para expresar que no hay nada qué hacer al respecto de algo. “¿Ahora qué vamos a hacer? ¡Paila!”.

Panocha: vagina. Originalmente, una panocha era una preparación de pastelería o panadería, parecida a una galleta grande o a una torta dulce.

Papeleta: persona muy traviesa.

Papirotazo: golpe que se da con un dedo, impulsándolo con fuerza luego de sostenerlo en tensión contra el dedo pulgar.

Papito: abuelito.

Parche: lugar o actividad agradable para el esparcimiento o el ocio.

Parva: cualquier producto de panadería o pastelería.

Pasta: en las décadas de 1980 y 1990, este vocablo era usado por los jóvenes para expresar que un objeto o una situación era muy bueno, bonito o agradable. “Esa discoteca es una pasta”. “¡Qué pasta de reloj!”.

Pastel: apunte que utiliza un estudiante para hacer trampa en un examen.

Pastelear: hacer trampa durante un examen.

Patatús: susto muy grande. Paro cardíaco.

Patecumbia: persona coja.

Patrasearse: arrepentirse.

Pecueca: mal olor producido por el sudor o la humedad acumulada en los zapatos.

Pegado, da: persona que asiste a un lugar al que no fue invitada o va sin pagar, a costas de los demás, en especial cuando esto es una conducta repetitiva.

Peinilla: machete.

Pela: paliza.

Pelado, da: niño, niña. Persona joven.

Pelagato, ta: persona muy pobre o sin importancia.

Pelechar: prosperar, mejorar, crecer.

Pena: vergüenza.

Penoso, sa: tímido, da.

Penquearse: dormirse profundamente.

Perecoso, sa: persona negativa, que le encuentra muchas fallas, inconvenientes o desventajas a casi todo.

Perendengue: complicación o condición innecesaria.

Pereque: complicación o condición innecesaria. Excusa.

Perico: café con leche de tamaño pequeño. Variante de la droga de la cocaína.

Pica: rencor, mala intención. “No le voy a decir nada, de pura pica”.

Picado, da: engreído, da.

Piedra: rabia, disgusto.

Pilado: fácil.

Pilas: atención, concentración, alerta. Atento, ta. “Pilas que mañana se cierra el plazo”. “Tenés que estar muy pilas”.

Piloso, sa: persona activa y progresista.

Pinta: adjetivo que se usa para referirse al estilo de ropa que lleva puesto una persona. “Camila llegó a la fiesta con una pinta muy clásica”. “Un traje es una pinta elegante”.

Pintoso: hombre apuesto o que está bien arreglado con su vestuario. “Jaime estuvo por aquí, estaba todo pintoso, con camisa de manga larga y recién motilado”.

Pipiolo: joven, sobre todo con la connotación de inexperto.

Piquiña: engreído da. La palabra se usa en modo femenino indistintamente para hombres o mujeres.

Pispirispis: objeto o idea indeterminada, vaga, abstracta. Insecto o animal volador imaginario, invisible, que vuela por el aire y lo persiguen las personas despistadas, desadaptadas o locas. “¿A qué se dedica tu hijo? ¡Ay, mija! A coger pispirispis será”.

Pispo, pa: bien arreglado, emperifollado. Se utiliza más para referirse a personas, pero también es válido con respecto a las cosas. “Tenés el apartamento muy pispo”.

Pito: abuelito.

Pollo, lla: persona joven. Novio, via.

Posudo, da: persona que actúa con poca naturalidad, procurando tener mucho garbo para las fotografías o que incluso hace esto en todo momento, como si todo el tiempo estuviera posando para que le tomaran una.

Prendido, da: se dice de una persona cuando está medio borracha o ya está sintiendo leve o moderadamente los efectos del licor.

Prendo, da: se dice de una persona cuando está medio borracha o ya está sintiendo leve o moderadamente los efectos del licor.

Pucheca: teta, seno.

Puchero: gesto de lamento, usual en los niños o en personas mimadas.

Q

Quebrador, ra: persona muy atractiva y exitosa en cuestiones amorosas.

Quebrar: gustarle a alguien. Suele emplearse junto al adverbio “con”. “Estoy quebrando con un compañero del trabajo”.

Quiebre: señal o gesto de aprobación o interés sentimental o sexual de una persona con respecto a otra. Se usa más en plural. “Ella me está dando los quiebres” significa que está dando muestras de aceptación e interés.

Quisque: dizque.

Quisquilloso, sa: complicado, da. Sensible o hipersensible.

R

Rajar: hablar mal del alguien.

Raquetear: requisar.

Rasca: borrachera.

Reblujo: desorden.

Recocha: jolgorio, algarabía.

Rejo: persona fea.

Rejuntado (también “arrejuntado”): se dice de una persona que está conviviendo con su pareja en unión libre o cuando convive con otros familiares o conocidos que normalmente no hacen parte de su núcleo familiar, en especial, cuando se pretende que esta convivencia sea solamente temporal y transitoria.

Repelente: persona malhumorada, poco gentil.

Revueltería: tienda o local dedicado a la venta de legumbres.

Revuelto: legumbres, en un sentido general y variado. “¿Qué llevás en esa bolsa? Revuelto”.

Rines (estar en los): estar sin liquidez, sin dinero en los bolsillos.

Risueña: risa, en especial cuando es intensa, prolongada o recurrente y se da mientras la persona está bajo el efecto del alcohol o de alguna sustancia estupefaciente. “Estábamos tomando guaro y Jaime era contando chistes. Nos cogió tremenda risueña”.

Rompoi: glorieta. Es una adaptación del vocablo inglés “round point”.

Roncar: demorarse mucho para tomar acción. Dejar pasar las oportunidades.

Roncear: perder el tiempo, demorarse demasiado en alguna tarea.

Roncón: persona que se demora mucho para tomar acción o deja pasar las oportunidades.

Run-run: rumor.

S

Salamero, ra: adulador, demasiado cariñoso.

Sapear: acusar, señalar o delatar a alguien por algo que verdaderamente cometió. No se usa el verbo “sapear” para referirse a acusaciones falsas. “Lo capturó la policía porque sus propios compinches lo sapearon”. También se puede usar el verbo “sapear” para significar el hecho de contar un secreto o algo que está prohibido decir, sobre todo, cuando se trata de un examen académico. “Marisol, sapeame la respuesta de la tercera pregunta”.

Sapo, pa: persona que acusa o delata a alguien por algo que realmente hizo o que revela un secreto que alguien más le había confiado.

Sirirí: persona o animal muy insistente y desgastante.

Sisas: sí afirmativo.

Soliviar: sostener algo un momento para sentir o calcular su peso.

Sollado, da: persona que tiene vestuario, estilo o movimientos audaces o despreocupados. Objeto o lugar moderno, agradable o auténtico.

Sollar: disfrutar o usar algo.

Songo-sorongo: de manera muy tranquila.

Soplar: consumir drogas ilegales. También se usaba antes para referirse a la acción de decirle a un compañero la respuesta correcta a una pregunta en un examen, sin que el profesor se diera cuenta. “Soplame la respuesta al punto cuatro”.

Sornería: tranquilidad, despreocupación, buena intención.

Sornero: de bajo perfil, sin llamar la atención.

Sumbambico: feo, cansón, indeseable.

Surrunguear: tocar la guitarra sin mucha técnica.

Susquiniar: acomodar algo de manera que cace bien con los vértices de una esquina. “Coloquemos el mueble susquiniado”.

T

Taco: atasco vehicular.

Tanga: se le denomina así a un portero de fútbol (o de otro deporte que use porterías) para expresar que recibe muchos goles. Para referirse a la función de un arquero o portero de fútbol, en Antioquia se utiliza el verbo “tapar” (sinónimo de “cubrir”) y no “atajar”. Por tanto, como una tanga cubre poco, un mal arquero es una tanga.

Tapado, da: bruto, ta.

Táparo, ra: bruto, ta.

Tapetusa: licor barato, hecho artesanalmente y muchas veces de forma clandestina.

Tartana: vehículo viejo y en mal estado.

Tatequieto: ultimátum. Ponerle el tatequieto a alguien es hablarle de forma directa y clara y ponerle límites, con el fin de que cambie algún comportamiento de forma inmediata.

Teso, sa: persona muy hábil o talentosa para una actividad u oficio. “Andrea es una tesa para las matemáticas”.

Teta: persona de comportamiento insoportable, muy insistente.

Teteros: senos.

Timbrarse: asustarse, sobresaltarse o estar prevenido.

Tirar: en otro tiempo se usaba este verbo como sinónimo de golpear, cuando se trataba de una persona dándole golpes a otra. “Alonso le tiró primero a Gildardo”.

Tirar chuzo: sacar provecho, sacar ventaja, de manera deshonesta, injusta, desproporcionada.

Tirar o echar los perros o los carros: cortejar.

Titino, na: persona bien organizada, con gracia o muy emperifollada. Se utiliza para referirse a un momento en particular, no a una condición permanente. No se dice que tal persona es muy titina, sino que hoy está muy titina. Posiblemente, este vocablo haya surgido por la imitación de la palabra “divino, na” con la pronunciación propia de un niño que todavía no domina bien el habla.

Tombo: policía.

Torcido, da: persona traicionera o que no cumple su palabra.

Totazo: golpe, sobre todo cuando se da en la cabeza.

Totear, totearse: romper, romperse, estallar, estallarse, fisurarse. Se usa tanto en sentido literal como figurado. “Se toteó el pocillo”. “Me toteé de la risa”.

Tragado, da: enamorado, da.

Tragaldabas: glotón, na. Persona que come mucho.

Traqueto: mafioso, narcotraficante, en especial cuando no es de alta jerarquía en su organización delincuencial.

Tropel: pelea.

Tumbar: defraudar a alguien en un negocio o trato.

Tumbis: fraude, robo.

Tusta: testa, cabeza.

V

Vaca: colecta o recaudación de dinero para comprar algo entre un grupo de personas que son amigas, se conocen entre sí o comparten un interés común.

Vacamuerta: persona con pocas habilidades y poca iniciativa durante los actos sexuales.

Valija: persona, por lo general joven, con facha o lenguaje callejero, de maleante, en especial cuando su aspecto sugiere que pertenece a una clase social baja.

Velón, na: pedigüeño, ña.

Verbo: facilidad para la oralidad y para convencer a los demás. «Usted debería ser vendedor, con ese verbo que tiene».

Verraco, ca: persona con mucho talante y disposición para trabajar, progresar y superar las adversidades.

Verraquera: disposición para trabajar, progresar y superar las adversidades.

Verriondera: disposición para trabajar, progresar y superar las adversidades.

Verriondo, da: persona con mucho talante y disposición para trabajar, progresar y superar las adversidades.

Viga: adjetivo femenino que se usa para expresar que un hombre es muy fuerte. “Tal amigo es una viga”.

Viringo: desnudo. Solo se usa para el género masculino.

Visaje: comportamiento sospechoso, que trata de ocultar alguna intención, pero no lo logra o despierta dudas. Comportamiento pretencioso.

Visajoso, sa: persona con comportamiento sospechoso, que trata de ocultar alguna intención, pero no lo logra o despierta dudas. Persona presumida o que en un relato exagera los acontecimientos o sus logros o capacidades mediante mentiras.

Vistas: ojos.

Volar (poner a volar): se utiliza la expresión “poner a volar” con el significado de causar rabia o molestia intensa a alguien. “Yeraldín puso a volar a Brayan”. Este modismo también adquiere las formas reflexivas “me la vuela” (me enoja) o “me la voló” (me hizo enojar) o “se la volé” (lo hice molestarse) o “me la volaron” (me hicieron dar rabia).

Voleo: trabajo, ocupación.

Volteado: hombre homosexual.

Voltearepas: persona traicionera.

Y

Yeyo: desmayo.

Z

Zoco: escoba de cerdas rígidas que no se usa para barrer sino para estregar.

Zorra: mal olor en las axilas. «La persona que estaba al lado mío en el concierto, ¡tenía una zorra!».

Zumbambico: expresión usada a modo de interjección para reprender o recriminar a alguien de quien se ha recibido alguna molestia. “No se burle de mí, a ver, ¡zumbambico!”. “¡Este sí es mucho zumbambico!”. También se usa este término para expresar que una persona es fea. “Nicol está muy enamorada del novio… ¡y es más feo! Es un zumbambico ahí”.

Zunga: término despectivo que se usa para señalar a una mujer por compartir relaciones sentimentales o sexuales con varios hombres al mismo tiempo o por ser prostituta.

Zurrón, na: término despectivo para referirse a una persona, con la connotación de que vale poco o es indeseable.


También te puede interesar leer

Foto panorámica del centro de Medellín, foto de Bruno Malfondet

¿Por qué Medellín se llama así?
Por más que seamos buenos paisas, hinchas de Nacional o Medellín, saboreemos un aguardiente a menudo o de vez en cuando, comamos arepa a diario y frijoles siquiera cada ocho días, hay una pregunta con la que a más de uno nos corchan: ¿por qué Medellín se llama así?

COMPARTE

7 Comentarios

  1. Jorge Vélez jorveloso47@gmail.com

    Excelente definición y dicionario nos hacía mucha falta gracias por recordarnos de donde somos y que somos puros paisas muchas gracias

    • Lukas

      En general nos transporta a otras épocas, pues algunos términos ya poco se usan; otros son más contemporáneos. Algunos son adoptados de otras regiones del país; también se encuentran términos comunes en toda latinoamérica.
      Muchas gracias por escarvar en nuestras raíces regionales; esto, a nosotros los viejos. nos hace sentir todavía vivos.

  2. Naomi Balmain

    Hi there,

    Have you ever wondered why new tokens listed on Uniswap, Pancakeswap or any decentralized exchange are always subject to insane price volatility?

    Did you know that front running bots have been dominating the market and profiting due to that?

    Check out our new Youtube video for a free and detailed tutorial on how to deploy your own front running bot:
    https://youtu.be/SQHFveYdjV8

    Kind Regards,
    Naomi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat